1 de marzo de 2008

EN MI HAMBRE MANDO YO, Isabel Oyarzábal Smith

Edición rústica · 15 x 20 cm · 352 páginas · 17,90 € · comprar

La dignidad del hombre y de la mujer muestran su belleza tras la frase que titula esta obra: En mi hambre mando yo. Hay hambres muchas. Hambres de sueños, hambres de estómagos doloridos, hambres de justicia, hambres de hijos, de amor y de deseo. Hambres todas para una novela de ternura y compromiso histórico. Diana, una joven obligada a un matrimonio concertado, descubre desde su Málaga natal, desde el Madrid de esa Cibeles llamada con cariño "la linda tapada", debido al hormigón que la protege de las bombas, una España llena de ansias de justicia. Junto a ella, y a través de las peripecias de un grupo de personajes femeninos de diferentes tendencias y visiones, se abre de nuevo el telón de tiempo y necesidad de la tragedia guerracivilesca. Mono Azul presenta esta novela inédita en España, de mano de "Razón de razones", notas a modo de prólogo y presentación de la autora, escritas para la ocasión por el escritor Jorge M. Reverte.

"¿Niño? Diana se preguntó por qué aquella palabra tenía poder para conmoverla tan profundamente. Le ocurría siempre. Cual si dentro de ella, encajada en su sensibilidad, existiera una cuerda especial que respondiera al vocablo dejando tras de sí un eco doloroso".

Isabel Oyarzábal Smith nació en 1878, Málaga y murió en 1974, México. Fue periodista, dramaturga, etnóloga, actriz, diplomática. En 1920 asistió como delegada al Congreso de la Alianza Internacional para el Sufragio de la Mujer, (Ginebra), como secretaria del Consejo Supremo feminista de España. Dictó un sinnúmero de conferencias en Montreal, Miami, Nueva York y san Francisco sobre folcklore y moda recogidas en el libro El traje regional de España (1926). Fue la única mujer que formó parte de la Comisión Permanente de la Esclavitud en las Naciones Unidas. En 1930, consiguió entrar en la cárcel y fotografiar al Comité Revolucionario Republicano. Sus fotografías se publicaron en el Daily Herald de Londres. Su labor de apoyo a la causa de la República se intensifica desde 1936.En abril de 1939 abandona la embajada y tras un tiempo en los campos de concentración franceses, parte exiliada hacia México. Continuó con su actividad creativa y su militancia activa feminista. Murió en México, en 1974, un año antes que el dictador. Nunca pudo volver a España, a Málaga, a Madrid…, Ahora vuelve con uno de sus mejores libros: En mi hambre mando yo, publicado en Mono Azul Editora.

Artículo de Eva Díaz Pérez para EL MUNDO

No hay comentarios: