21 de abril de 2008

Lluvia y día del libro

La primavera con una esquina rota se repone. Llegan días de ajetreo. Del silencio invernal, y la oscuridad clandestina de la lectura se pasa de golpe a la luz tamizada por la lluvia de un mes de abril y un mes de mayo donde los libros toman las plazas públicas de las ciudades y se quitan las legañas en manos de los lectores que salen también, como osos de su sueño hibernado. En breve comienza la feria del libro de sevilla, córdoba, granada, Madrid, y este día 23 se celebra San Jordi en Barcelona y en el resto de ciudades españolas. El libro como objeto y artefacto de significación humana vuelve a su sitio original y desempolva las conciencias de los dormidos. Cada año con mayor fuerza a mi entender, porque este pequeño artilugio todavía tiene mecha para rato.

No hay comentarios: