20 de mayo de 2008

los valles de Blas de Otero

Acabo de volver del Norte, de Euskadi. Tras unos meses sin acercarme por allí, la vuelta a esa tierra está llena de nostalgia. Me sigue sorprendiendo y fascinando el hueco de tierra entre Bilbao y Vitoria, entre los pueblos de Barambio, Orozko, y el puerto de Altube, donde la niebla se convierte en una dama errante. Pero mejor que yo, habló de este lugar Blas de Otero, del que ahora os rescato unos versos que hablan de esa zona del mundo, munduak orozko izena duen lekuan, donde el mundo se llama Orozko:

El valle
se tendía al pie del Gorbea,
daba la vuelta alrededor
de Santa Marina,
ascendía
hacia Barambio, doblaba
hasta la línea del ferrocarril
en Llodio,
calle delineado por la lluvia
incesante, liviana,
dando molde, en el lodo,
a las lentas ruedas de las carretas
tiradas por rojos bueyes,
tras la blusa negra o rayada
del aldeano con boina,
pequeña patria mía,
cielo de nata
sobre los verdes helechos,
la hirsuta zarzamora,
el grave roble, los castaños
de fruncida sombra,
las rápidas laderas de pinares (...)

No hay comentarios: