30 de junio de 2008

Comala y el boom

fotografía de Juan Rulfo

Juan Rulfo dejó de escribir cuando se murió su Tio Celerino, que es el que le contaba las historias. Pero siguió escribiendo, en el fondo, en él, por otros, con otras manos, múltiples, diversas, las suyas y las de otros.
Rulfo es la literatura latinoamericana en estado puro. El resto son extranjerismos, dicho, claro está con cariño, con mucho cariño hacia escritores que admiro, que me han cosido los remiendos de las sensaciones, la experiencia y las tardes de calor como esta tarde sevillana en la que ya rondamos los 42 grados a la sombra, así es imposible, botellita de agua y a leer. Cortazar es el Buenos Aires disfrazado de Paris, con Huidobro palmeteándole la espalda y los restos de ultraísmo y dadaísmo que quedan tras los campos de concentración. Alejo Carpentier la cubanía total, África metida a latinoamericana, Gabriel García Márquez reconoce que sus fuentes son los cuentos de los negros de Nueva Orleáns, Faulkner y el Estado de Yoknapatawa, con Jefferson al frente, y novelas como Mientras Agonizo o Luz de Agosto, tienen en sí mismo el espejo de lo que vendrá con los Buendía, que son hermanos, o hijos de los Sartoris y los Snopes mezclados. O sea que para Gabo, Colombia empieza en Colombia y se busca en las aguas del Missisipi. Y Macondo es un territorio ficticio entre Florida y Pernambuco.
Pero está también Vargas Llosa, que como los arquitectos incas, de donde creo que surge su maestría narrativa, posee un don narrativo de ingeniería escandalosa, como las piedras de múltiples ángulos que decoran los muros de muchas casas de Cuzco. Y saborea esa miel y la perfecciona en un ir y venir entre Lima y Londres, donde se llena de las aguas tranquilas del Támesis que modelan la piedra incaica de su mano. Aunque también, siempre se acuerda de Guimaraes Rosa y del Gran Sertón, y del Antonio Das Mortes de Glauber Rocha que es el que le comunica con su amigo-enemigo García Márquez. Todos ellos protagonistas del boom de los sesenta. Todos ellos, a mi entender, con un padre a la cabeza, Latinoamérica en estado puro, Rulfo una y otra vez, Juan, maestro.

1 comentario:

Kristen dijo...

Good post.