30 de junio de 2008

Mil Caras de Poeta

lugar pessoano


Fernando Pessoa
Mil caras de poeta
CORREO DE ANDALUCIA, 30 JUNIO 2008. Alejandro Luque

Pessoa, así que pasen 120 años, siempre está de actualidad. Numerosos títulos reeditados y la promesa de jugosos inéditos colocan al poeta de las mil caras de nuevo en el primer plano de la actualidad.
“Este Fernando Pessoa –escribe José Saramago– nunca llegó a tener verdaderamente claro quién era, y debido a esa duda es por lo que nosotros vamos consiguiendo saber un poco quién somos”. Los lectores de todo el mundo siguen buscándose en Pessoa, pero los caminos van mutando.
La faceta poética del portugués –tan poliédrica y compleja– parece haber perdido lectores en los últimos tiempos, pero la prosa y el pensamiento pessoanos demuestran más vigor que nunca en estos albores del siglo XXI.
Sin ir más lejos, El libro del desasosiego, diarios del autor escritos bajo el nombre de Bernardo Soares, han propiciado sendas ediciones recientes: una, la de Seix Barral, firmada por el llorado maestro Ángel Crespo, y otra de El Acantilado a cargo de un discípulo aventajado de aquél, Perfecto Cuadrado.
Por otro lado, Seix relanzó recientemente la imprescindible Vida de Fernando Pessoa, del citado Crespo, en tanto El Acantilado ha ido diseminando en el mercado joyas pessoanas como El regreso de los dioses, construido por Crespo con materiales dispersos del poeta; la no menos fragmentaria Educación del estoico; La hora del diablo y la compilación de ensayos, artículos y entrevistas Crítica.
No es el único caso de coincidencia de intereses entre las editoriales. El delicioso diálogo El banquero anarquista ha sido objeto de dos reediciones: una de Alianza Editorial, acompañada por otros cuentos de raciocinio –como el conocido Una cena muy original– y la editorial sevillana Mono Azul hace lo propio agregando esa genialidad breve e inconclusa titulada La tiranía.
No se queda atrás la pujante editorial Gadir, que vuelve a acertar con una interesantísima edición de los Diarios del poeta –algunos de cuyos paisajes están originalmente escritos en inglés, lengua natal de Pessoa–, pero también con una singular colección de poemas infantiles que escribió bajo el título Lo mejor del mundo son los niños, la mayoría dedicados a su sobrina Manuela y a la muñeca de ésta.

No hay comentarios: