3 de julio de 2008

Jim Morrison



Hace 37 años que murió Jim Morrison en un hotel de Paris, 3 de Julio de 1971. Está enterrado en Pere Lachaise, un cementerio donde creo que también están Oscar Wilde y Balzac. La música que arrancó a su grupo, The Doors, mezclada con su poesía, con su manera de recitar y cantar, con su estar en trance, en el fino hilo siempre del desierto entre la consciencia y la tumba, todavía resuenan con muscular valentía en estos campos arrasados tras la explosión de las Torres gemelas. Los poemas de Morrison tienen la inocencia de un adolescente que mezcla el furor del desbordamiento con el ansia de probar la muerte a tragos grandes. Musicalmente su horizonte era el desvanecimiento, quería ser humo en manos indias, una brisa que azota campos y que vuelve a ser totalidad de cielo azul. Eran otras épocas, en las que los músicos eran escritores y saltaban a la red del escenario desde el trampolín de una poética engrasada con años de sudor y cosas qué decir, con la libertad peleando como una rata contra la noria de la nuez del cuello. Eran otros tiempos. Traigo a este blog como recuerdo de aquel lagarto de mándíbulas de plomo, un extracto de una entrevista y unos versos.


En la última entrevista realizada por Jerry Hopkins a Morrison para la revista Rolling Stone en el año 1969, Jim Morrison responde así a una pregunta sobre el rock:

Hace poco se dijo que pensabas que el rock esta muerto. ¿Crees eso realmente?

Es lo que hablábamos antes acerca del movimiento de vuelta a las raíces. El destello inicial se acabo. Lo que llaman rock, lo que se llamaba rock & roll, se volvió decadente. Y después hubo un revival del rock que comenzaron los ingleses. Fueron muy lejos. Era algo articulado. Después tomo conciencia de si mismo, lo que creo que significa la muerte de cualquier momento. Se volvió artificioso, enredado y medio incestuoso. La energía había desaparecido. Ya no hay fe. Para que cualquier generación se afirme como entidad humana consciente, creo, tiene que romper con el pasado, porque obviamente los chicos que nazcan no van a tener mucho en común con lo que nosotros sentimos. Van a crear su propio sonido particular. También influyen cosas como las guerras y los ciclos económicos. Probablemente se pueda explicar el rock & roll diciendo que fue algo que ocurrió después de terminada la Guerra de Corea, y que había una depuración psíquica... Parecía existir la necesidad de una explosión subterránea, como una erupción. Así que, tal vez, cuando termine la Guerra de Vietnam.... Probablemente lleve un par de años; es difícil estar seguro, pero es posible que las muertes terminen en un par de años y nuevamente habrá una necesidad de que una fuerza vital se exprese, se imponga.

LA CARRETERA DEL AMANECER

Yo y mi -sí- mi madre y mi padre - y una abuela/ y un abuelo estábamos conduciendo a través/ del desierto, al amanecer, y un camión lleno de trabajadores/ indios había o golpeado otro coche, o tan solo - yo no/ se que pasó/ pero allí estaban indios esparcidos/ por toda la carretera, desangrándose hasta la muerte/ Entonces el coche giro y paro. Ese fue la primera vez/ que probé el miedo. Yo debía de tener cuatro años/ como un niño/ es como una flor, su cabeza esta tan solo flotando en la brisa, tío/. La reacción que tengo ahora pensado en ello, mirando atrás/ es que las almas de los fantasmas de aquellos indios/ muertos.... tal vez uno o dos de ellos...estaban tan solo/ corriendo por allí enloquecidas,/ y tan solo se reclinaron dentro/ de mi alma. Y aun están dentro ahí.


No hay comentarios: