26 de agosto de 2008

Hacia la mutación de los bárbaros

El Sábado pasado estuve en Sevilla con Mauro, mi hijo y cada uno nos compramos un libro. Yo me hice de la manera más insospechada, sin referencias y sin haber escuchado nada de él previamente con LOS BÁRBAROS, de Alessandro Baricco,...
publicado en la editorial Anagrama. Me pasé el Sábado por la tarde metido de lleno en el agua mansa de su lectura y casi toda la mañana del domingo, esta vez releyendo pasajes para certificar que estaba ante un libro duro, bueno y desconcertante. Se trata de un ensayo escrito desnudo, es decir, Alessandro Baricco decidió, como él ha afirmado en alguna entrevista, ir escribiendo el libro durante varias semanas a través de artículos que publicaba en la prensa, y una vez terminó ese articulado, sin corregirlo, lo dio al paritorio de las prensas y lo convirtió en libro, lo hizo libro. Bien, en los Bárbaros se estudia la mutación que Baricco viene sintiendo en el mundo desde hace diez años. Una mutación en las formas en las que en la actualidad se adquiere el conocimiento. Estamos ante una invasión de los bárbaros, unos nuevos bárbaros de nuevo cuño que se identidican de muchas maneras. En primer lugar, utilizan estaciones de paso, como los nómadas, porque los bárbaros son nómadas no sedentarios. Y surfean, navegan por la superficie, de manera horizontal, y no profundizan, no se obsesionan con algo hasta horadarlo y hasta encontrar la verdad profunda de ese algo. Baricco estudia las invasiones estas de los bárbaros en varios espacios, en el mundo del vino, en el mundo del fútbol, en el mundo de los libros, y en google. Con respecto a los libros dice que los libros que gustan a los bárbaros son libros cuyas instrucciones de uso están en otros lugares distintos a los libros. Ya nadie lee a Faulkner porque para leerlo hay que buscar sus instrucciones en libros. Los libros que interesan a los bárbaros tiene sus llaves en el cine, en la publicidad, en las noticias y por lo tanto el puro libro es una estación de paso hacia otro sitio. El libro dejó de ser un lugar donde quedarse, donde aprender. Pasamos de ser exploradores a ser surferos. Esta mutación afecta de lleno a la cultura, lean ese libro, es fundamental...

1 comentario:

Jesús Cotta Lobato dijo...

Sospecho que, según la definición de Baricco, muchos somos bárbaros y no lo sabemos. Un abrazo