23 de septiembre de 2008

Un tiro en la cabeza / Tiro bat buruan



Agencias. 23 set 2008.

"Tiro en la cabeza", que recrea el asesinato de dos guardias civiles a manos de la banda terrorista ETA, ha llegado al Festival de San Sebastián como una de las películas más esperadas de esta edición.
Tanto la forma como el fondo de la incómoda "Tiro en la cabeza" han generado debate en su presentación ante la prensa, al abordar el terrorismo etarra desde una particular forma de entender el cine, rodado con teleobjetivo, con sonido ambiente pero sin los diálogos que se suceden en la vida cotidiana de su protagonista, el hombre que termina asesinando a los dos guardias civiles Raúl Centeno y Fernando Trapero."Es un fracaso mío si a alguien no ha gustado la película, pero no puedo pretender gustar a todo el mundo", ha explicado hoy Jaime Rosales, quien con este comentario ha provocando los aplausos espontáneos de los medios de comunicación acreditados, como respuesta a una agresiva crítica hacia la posible manipulación de la película surgida en la multitudinaria rueda de prensa.La cinta no se había mostrado antes hasta la primera proyección de anoche en el Teatro Principal de San Sebastián, en la que la propuesta formal del catalán no recibió grandes reacciones, salvo pocos aplausos y aún menos silbidos, y que vino precedida de una grabación en la que la organización del certamen cinematográfico condenaba los atentados terroristas de los últimos días.También aplausos espontáneos ha despertado su protagonista, Ion Arretxe, escenógrafo reconvertido en actor, cuando ha explicado que la razón para rodar "Tiro en la cabeza" reside en "dar la cara, literalmente, como ciudadano vasco".
Rosales ha anunciado que acudirá al Festival de Nueva York con ella, un certamen selecto con cerca de 25 películas proyectadas cada edición y con escasa presencia española.

Estoy deseando verla y luego podré opinar. Hasta ahora las noticias sobre esta nueva película están llenas de confusión, y de pasiones encontradas como siempre que un creador toca un tema como el de la violencia vasca.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Yo también he visto la película esta mañana y, como profesional que soy del medio estoy indignado, porque la pelicula se ríe de todos nosotros y lo hace, además, a la cara. Me perece estupendo que los directores exploren nuevos formatos, contenidos y técnicas, pero que lo hagan arriesgando su dinero propio, y no malgasten las subvenciones públicas, que en teoría deberían contribuir a la creación de una industria cinematográfica en este país. La película de Rosales podrá servir para ser exhibida en el Reina Sofía, como él mismo decía, pero no aguantará dos días en cartel donde la audiencia de a pie, la que al final cuenta de verdad, será implacable. Rosales ha hecho una película para si mismo, y no ha pensado ni un sólo segundo en el espectador. ¡No más dinero público para costear tan personales aspiraciones artísticas !