31 de marzo de 2009

Curiosa anécdota benetiana

Se trata de Eduardo Chamorro, el narrador, Juan Benet y Rosa Regás en Venecia, en plenos carnavales y el libro es "Juan Benet y el aliento del espíritu sobre las aguas", publicado por Muchnik editores hace unos años, ahora desgraciadamente ya es pasto de saldo y se puede encontrar el libro en los grandes almacenes, en temporada de ofertas entre guías de autoayuda y esos libros de pasta dura que los niños pueden pisar y hacer montañitas con ellos. Paso a la transcripción literal pero antes sitúo la escena. Están los tres hablando con una norteamericana un tanto apergaminada que no les hace mucha gracia. El tema de la conversación, la escritura y el tiempo que unos y otros dedican a ella. La señora, habla de sus horas de trabajo en un gabinete mexicano, y ya me retiro y os dejo con este jugoso diálogo:

-Porque son muchas las horas de trabajo frente a la máquina de escribir.
-¿Cuántas?,-quiso saber Juan.
-A veces ocho o diez seguidas, usted trabaja menos.
-Mucho menos. Yo escribo, si acaso, una hora u hora y media al día. Y me resulta muy llevadero, porque me sale a un whisky por folio. escribo para beber. No como éste -añadió, señalándome-, que escribe para vivir.
-¿Usted también es escritor?
-En efecto, lo soy.
-Los dos son escritores, pero sin éxito -dijo Rosa-. Son unos vagos. Unos borrachos. Unos mujeriegos. Unos manirrotas. Unos irresponsables. Y, además, no quieren hacerse del Partido Comunista.
-¿Cómo puede decir eso?
-Porque soy su editora.
-¡Ah!, Muy duro el trabajo de editora.
-No crea. Yo viajo todo el rato.
-¿Por motivo d etrabajo?
-No. Viajo para llevar a mis escritores por ahí, para que vean mundo, a ver si se les ocurre algo, y para tenerlos contentos.
-Claro, para ellos debe ser muy difícil la vida si no tienen éxito. SI no venden sus libros, quiero decir.
-No crea que la vida les es tan difícil. La tienen resuelta cconmigo. Yo les mantengo.
-¡Oh, que relación tan curiosa! Tan...,paterno-filial, si esa es la palabra.
-No lo es. De paterno-filial nada. Son amantes míos. ¿No ve usted lo guapos que son cada uno en su sistema?


Por supuesto la mujer huyó escandalizada de los tres.

No hay comentarios: