24 de abril de 2009

Vuelve Marx

La pelea lleva mucho tiempo en salmuera, como diría mi padre, desde aquí un abrazo gordo, y como diría también Carlos Loveira, en su indomable Juan Criollo, con respecto al mismo. Es una pelea que lleva tiempo soterrada y que ahora aflora a la superficie, como lo hizo el Mono Burgos cuando su atleti dejó el infierno. Cuando apareció su cabeza apache al ras del suelo, desde una alcantarilla, justo en el lugar donde Ingrid Rubio se peleaba con los fachas en la película Taxi, de Carlos Saura. Para más señas, en plena calle Alcalá. Sigo, que me lío. Ahora la pelea aparece y se le ve la jeta. La pelea pura y dura entre la derecha y la izquierda. La derecha dice que tiene soluciones para la crisis, pero no sabemos cuales son, o sí, es una vuelta al reaganismo y al tacherismo. La izquierda enarbola a Keynes y no se atrave a citar a Marx, sabe que es necesario, pero teme que alguien se rasguie las vestiduras. Y entre este barullo queda clara una cosa, algo que Justo Zambrana marca hoy en EL PAIS, que esta es una crisis de Oferta. Que la del 73 fue una crisis de demanda. Y esta es lo mismo, pero al revés. Hay sobreproducción, el capitalismo es financiero, no tiene base productiva y los recursos exceden la capacidad de compra de los habitantes de los primeros mundos. Frente a eso se empieza a oír una solución: redistribución de la riqueza. Socialismo puro. Pero todavía se habla con suavidad. Moralmente es lo justo. Pero los directores del cotarro no lo ven, o sea, a la derecha, le entran sarpullidos nada más oírlo. Seguramente lo verán cuando se den cuenta de que esa es la única manera eficiente de salir de esta crisis. Si se dan cuenta. Si no, ya lo saben, miren la Historia. ¿Cómo se resuelven estas cosas?. No quiero decir la palabra porque entonces sí que se rasgan muchos las vestiduras.

No hay comentarios: