4 de diciembre de 2009

De nuevo la pregunta, ¿Dónde está Lorca?

Hace unas horas las agencias de noticias acaban de filtrar la información que indica que Federico García Lorca, los posibles restos del poeta, no aparecen en la quinta de las seis fosas que se están investigando en el lugar donde su enterrador, indicó a Penón y a Ian Gibsón que estaban los restos del poeta de Granada. En la Fábula y Rueda de los tres amigos Lorca escribió lo siguiente, "Recorrieron los cafés y los cementerios y las iglesias,/abrieron los toneles y los armarios/, destrozaron tres esqueletos para arrancar sus dientes de oro. / Ya no me encontraron./¿No me encontraron?/No. No me encontraron"
Todo queda en suspenso. Una tesis escrita en los noventa para la Universidad de Granada indica que el padre de Lorca pagó 300.000 pesetas poco después del asesinato de su hijo para desenterrarle y llevar sus restos a la Huerta de San Vicente. Ian Gibson toma por descabellada esta tesis. La lógica indica que si esto fuera cierto los familiares de Lorca habrían actuado de otra manera hasta el día de hoy, aunque nunca se sabe. Si Lorca está en la Huerta de San Vicente y ellos lo saben, seguramente éste será el secreto mejor guardado de la tierra. Dentro de unos ocho días sabremos si finalmente en la última de las fosas exploradas hay restos óseos que puedan ser los de nuestro querido Federico García Lorca. Mientras tanto llega el frío, los hombres siguen rebanándose la garganta para pagar sus deudas y perdiento espacios de libertad para ser sin más, seres humanos fuera de la niebla, insomnio, fantasmas que caminan como recién salidos de un baño de sangre, Lorca se pasea al amanecer, en Nueva York y en Madrid, en Bilbao y en Sevilla, calibrando la riada de sufrimiento y dándole forma de nuevo.

1 comentario:

O. dijo...

Todavía quedan viejos nazis entre nosotros. ¿Quieres conocer a uno? http://opalazon.blogspot.com