1 de julio de 2010

Todo lo que usted quiso saber de los Apaches y solamente APACHERÍAS se lo puede contar

¿Qué sabía yo hace un mes de los Apaches? No demasiado. Que hubo un tiempo en que las películas de indios y vaqueros copaban las tardes dominicales de la televisión, en casa con los abuelos. Que los pueblos indígenas norteamericanos prácticamente no existen hoy.

Generalidades. La ignorancia tibia que nos deja dormir tranquilos. Había sin embargo una persona en este país, un madrileño, que está desde antiguo apasionado con la cultura, el mito y la fábula en torno a los indios americanos. Y que, cuando se hizo grandecito, siguió fascinado con la realidad de estos pueblos.


Señalando el camino a la Apachería
Por cierto, Apache, en su lengua nativa, significa “El pueblo” y también “Los humanos”. Ésta es una de las muchas cosas que ahora sé sobre los Apaches y otros pueblos del Norte de América, y también que existen, que su lucha y su cultura está viva en muchas voces distintas, en poetas y cantantes, en artistas y activistas. Muchas de estas voces forman parte de este programa. “El Pueblo” tiene, al menos, a este humano llamado Javier Lucini, el invitado de nuestro programa 42, para contar su historia en nuestro idioma. Una historia que, nunca completa, le ha dado para 500 páginas.

A él lo descubrí muy poco a poco. Formo parte de un colectivo de críticos donde tratamos de trabajar la independencia, cada día, con una reseña literaria. En este espacio, leí su nombre por primera vez, en el comentario que dedicó a su libro uno de los compañeros. Por otro lado, el libro salió en una editorial, Mono Azul, cuyo editor también integra esa tribu.

Corría mayo de este año, y las nubes querían dejar paso a la primavera generosa, y previendo un fin de semana de abotargamiento y soledad en los madriles, decidí irme a Sevilla, mi ciudad, a pasear por la Feria del Libro que estaba sucediendo.

Javier Lucini quería hacer un prólogo para las memorias de Gerónimo, pero le estaba quedando largo.
Una de mis motivaciones era, precisamente, conocer a alguno de los compañeros de ese blog, a muchos de los cuales nunca he visto. Como una cosa lleva a la otra, y una caña lleva a otra caña, me presentaron a Javier Lucini -a quien yo creía indio sioux, ex rockero, o italiano productor de spaguetti western-. Nada de eso. Es madrileño y responsable de estas Apacherías del Salvaje Oeste, Mono Azul editora 2010, un libro que nació como el prólogo de las memorias de Gerónimo, que él estaba traduciendo, y que resulta imprescindible para tocar la realidad de estos pueblos, refundar mitos, deshacer otros y volver, acaso, a conectar con las tardes de la infancia, en que todavía era romántico soñar con ser indio en la pradera.

No hay comentarios: